sábado, 7 de agosto de 2010

Frenillo corto en niños, ¿se debe operar?

Bueno hoy dia tocaremos un tema que preocupa a algunas mamis y que  trataremos de despejar ciertas dudas, el frenillo lingual corto en niños, como su nombre lo indica, se da cuando el tejido fibroso que está por debajo de la lengua y que une a ésta con el piso de la boca, es de corta extensión.

Pero ¿qué puede ocasionar el frenillo corto en el niño y cómo lo puede afectar?

Uno de los trastornos más frecuentes, suele darse durante la lactancia, ya que puede provocar esto, un déficit en la succión, otra de las características, puede ser una salivación excesiva o dificultad en el lenguaje, sobre todo en la pronunciación de la consonante “r”.
También puede dificultar el tocar algún instrumento de viento en los niños que presentan esta característica.

¿Cuándo se piensa en una operación?

Cuando realmente esto le provoca al niño problemas en la alimentación o en el habla.
Muchos médicos opinan que no hay que hacer nada ya que esto suele corregirse por sí mismo, luego del año de vida, no obstante si el pequeño presenta los problemas mencionados anteriormente y se diagnostica que en efecto los mismos se deben a un problema de frenillo corto, se piensa más seriamente en una cirugía.
La cirugía es excepcionalmente necesaria, y así como hay médicos que sugieren hacerla durante los primeros meses de vida, para evitar los puntos de sutura, otros en cambio, aconsejan no realizarla antes de los 2 o 3 años, ya que consideran que esto se puede revertir y al ser el frenillo elástico puede estirarse.

¿Cómo es la operación?

La misma es sencilla, pero se debe realizar bajo anestesia. Consiste directamente en cortar la piel del frenillo, para separar la lengua del suelo de boca, y conseguir con esto que la misma tenga la movilidad que necesita.

¿Cómo saber mi mi hijo necesita operarse?

Generalmente el médico es quien lo detecta en los primeros controles, luego del nacimiento, pero en otras ocasiones esto puede tomar un mayor tiempo en determinarse, más si el mismo no causa problemas significativos.
Existe una prueba sencilla que los papás pueden hacer para identificar este problema.
Al año de edad, el pequeño, debe ser capaz de sacar la lengua por fuera de la línea de los dientes o más allá de sus encías, por lo cual si tu niño es capaz de hacer esto, puede considerarse que tiene un frenillo normal.
Será el pediatra de tu niño, el encargado de indicarte o no la operación, según lo considere necesario de acuerdo a las características particulares que presente en tu pequeño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada